sufrimiento del siervo de jehová

Isaías 53

¿Quién ha creído a nuestro mensaje?
¿A quién se ha revelado el brazo del SEÑOR?
2Creció delante de El como renuevo tierno,
como raíz de tierra seca;
no tiene aspecto hermoso ni majestad
para que le miremos,
ni apariencia para que le deseemos.
3Fue despreciado y desechado de los hombres,
varón de dolores y experimentado en aflicción;
y como uno de quien los hombres esconden el rostro,
fue despreciado, y no le estimamos.
4Ciertamente El llevó nuestras enfermedades,
y cargó con nuestros dolores;
con todo, nosotros le tuvimos por azotado,
por herido de Dios y afligido.
5Mas El fue herido por nuestras transgresiones,
molido por nuestras iniquidades.
El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El,
y por sus heridas hemos sido sanados.
6Todos nosotros nos descarriamos como ovejas,
nos apartamos cada cual por su camino;
pero el SEÑOR hizo que cayera sobre El
la iniquidad de todos nosotros.
7Fue oprimido y afligido,
pero no abrió su boca;
como cordero que es llevado al matadero,
y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda,
no abrió El su boca.
8Por opresión y juicio fue quitado;
y en cuanto a su generación, ¿quién tuvo en cuenta
que El fuera cortado de la tierra de los vivientes
por la transgresión de mi pueblo, a quien correspondía la herida?
9Se dispuso con los impíos su sepultura,
pero con el rico fue en su muerte,
aunque no había hecho violencia,
ni había engaño en su boca.

La exaltación del Siervo

10Pero quiso el SEÑOR
quebrantarle, sometiéndole a padecimiento.
Cuando El se entregue a sí mismo como ofrenda de expiación,
verá a su descendencia,
prolongará sus días,
y la voluntad del SEÑOR en su mano prosperará.
11Debido a la angustia de su alma,
El lo verá y quedará satisfecho.
Por su conocimiento, el Justo,
mi Siervo, justificará a muchos,
y cargará las iniquidades de ellos.
12Por tanto, yo le daré parte con los grandes
y con los fuertes repartirá despojos,
porque derramó su alma hasta la muerte
y con los transgresores fue contado,
llevando El el pecado de muchos,
e intercediendo por los transgresores.

jesús ha llevado nuestros pecados. para que estemos en paz con nuestro Creador, él aceptó el castigo para nuestros pecados que el justicia perfecto de Dios requiere. cada persona quien alguna vez ha pecado, tiene una deuda de pecado que debemos al Creador, quien es santo, puro y recto. no podemos pagar nuestro deuda de pecado nosotros mismos, porque somos equivocados y ecoisticos en tantas maneras, intenciones, acciones y pensamientos… aún en nuestros días mejores. jesucristo de nazareth vivió una vida sin pecado porque era la Palabra dicho mismo de Dios físicamente manifestado como hombre. Dios entró la historia y vivió entre  humanidad. entonces él llegó a ser un pago libre de pecado por lo que merecieron los pecados de todo hombre, satisfaciendo su propio justicia. por qué? porque el amó a nosotros. él le ama a usted.

devuelve su amor. crea en el sacrificio perfecto que hizo jesús, y confíe en el para el resto de su vida. puede comenzar hoy.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s